Alimentos beneficiosos para el intestino

¿Qué alimentos podemos tomar para cuidar de nuestro intestino?


La salud del intestino es determinante para el organismo, afectando no solo al sistema digestivo, sino también al inmunitario. La microbiota o flora, conformada por millones de células microbianas, juega un papel fundamental en ello.

Los estudios sobre la salud intestinal son muchos y muy variados. Los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Groningen (UMCG) en los Países Bajos estudiaron qué alimentos eran mejor para el intestino y el estudio concluyó que “una dieta caracterizada por nueces, frutas, mayor ingesta de vegetales y legumbres que proteínas animales, combinada con un consumo moderado de alimentos derivados de animales como pescado, carne magra, aves, lácteos fermentados bajos en grasa y rojo el vino, y una menor ingesta de carnes rojas, carnes procesadas y dulces, se asocia beneficiosamente con el ecosistema intestinal”.


¿QUÉ ALIMENTOS NOS PUEDEN BENEFICIAR?

  • FIBRA SOLUBLE: 

Absorbe una gran cantidad de líquido y  ayuda a que las digestiones sean más lentas. Se puede encontrar principalmente en el salvado de avena, cebada, verduras, frutas, legumbres, etc. 

La soluble capta mucha agua y se vuelve viscosa. Por eso el estómago se vacía más despacio y la sensación de saciedad es mayor. Otra función importante es que disminuye la absorción de glucosa, grasas y colesterol en el intestino grueso. La contienen la avena, las legumbres, frutas como el aguacate o la manzana…

  • FIBRA INSOLUBLE

Se encuentra en los cereales integrales, como el arroz, el pan o la pasta integral. Facilita el tránsito intestinal, pero no se debe consumir en exceso.

La fibra insoluble, en cambio, retiene menos agua y forma mezclas poco viscosas. Esto acelera el tránsito intestinal y previene el estreñimiento. Además, contribuye a disminuir el tiempo de contacto con la mucosa de posibles sustancias que facilitan el cáncer de colon. Está en cereales integrales, lechuga…

  • LEGUMBRES:

Lentejas, guisantes, etc.

  • FRUTAS CON PIEL:

Manzanas, peras, etc. Otras frutas adecuadas son la papaya, las fresas, kiwi, melón o piña.

  • FRUTOS SECOS:

Nueces, almendras, avellanas

  • MEMBRILLOS
  • CIERTAS VERDURAS Y HORTALIZAS (hay algunas que es mejor evitar):

Las que van mejor son la zanahoria, berenjena, calabacín, tomate, patatas, cebollas, etc.

  • LÍQUIDOS:

Agua o infusiones de tila o maría luisa para que el organismo se mantenga hidratado y facilite el tránsito intestinal.


YOGUR

Alimento fermentado de forma natural con propiedades probióticas. 

Pero no todos los tipos de yogures son igual de saludables. Algunos de ellos, como demuestran los estudios, contienen bacterias que no son tan saludables.

Por tanto, una buena alternativa al yogur, si queremos asegurarnos que tomamos un producto beneficioso, es el kéfir. 

KÉFIR

Contiene decenas de microorganismos beneficiosos, entre ellos los Lactobacillus acidophilus y Saccharomyces kefir. Está indicado ante el estreñimiento y frente a los síntomas de inflamación intestinal. 

Tiene un sabor ácido.

TÉ KOMBUCHA

Se trata de una bebida elaborada a partir de té fermentado por un conjunto de bacterias y levaduras llamadas SCOBY (Symbiotic Culture Of Bacteria and Yeast).

Su sabor puede recordar al vinagre de manzana y tiene una gran acción probiótica.

ACEITE DE OLIVA

Tiene una gran cantidad de polifenoles, una serie de sustancias químicas naturales que actúan como antioxidante en el organismo y afectan positivamente a las bacterias intestinales del cuerpo, combatiendo la inflamación del intestino y ayudando a potenciar el sistema inmunológico. Como se ha demostrado científicamente, también influyen en el equilibrio microbiano favoreciendo el crecimiento de las bacterias beneficiosas.

SALMÓN

Más allá de su aporte de proteínas, los ácidos grasos omega 3, beneficiosos para el corazón y el cerebro, y la vitamina D, el salmón es una fuente de grasas insaturadas. Estas son conocidas como las ‘buenas’ o ‘saludables’, pues su absorción en el intestino es mucho más fácil que las saturadas. Así, al comer este pescado azul -también ocurre con la trucha, el atún o la caballa- se reducirá la ingesta de grasa saturada, lo que evitará complicaciones intestinales y ayudará a que se absorban mucho mejor las vitaminas y los minerales de otros alimentos.

MANZANA

Contiene pectina, un tipo de fibra soluble que sirve como auténtico alimento para las bacterias buenas de la flora intestinal, por eso se considera un alimento prebiótico.

La pectina también ayuda a eliminar el colesterol malo (LDL) a través de las heces porque realiza un efecto “arrastre” en el intestino. Gran parte de la fibra se halla en la piel.


REFERENCIAS:

DEAR SERENA…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s