Depresión

13 DE ENERO: DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA LA DEPRESIÓN


La OMS define la depresión como “trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración”.

La depresión es un trastorno emocional, una enfermedad común, pero que según su intensidad puede considerarse como muy grave, la cual afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, siendo considerada como la primera causa mundial de discapacidad. 

Impacta a personas de todas las edades y de manera muy significativa a adolescentes y personas de la tercera edad.


¿CÚALES SON LOS SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN?

  • Sentimientos de tristeza, ansiedad, apatía, desesperación
  • Fatiga y falta de energía.
  • Autoestima baja.
  • Dolores persistentes (digestivos, de cabeza etc…).
  • Trastornos del sueño como insomnio, despertares frecuentes durante la noche, dormir durante muchas horas seguidas…
  • Dificultad para concentrarse, recordar cosas, o mantener la atención.
  • Pérdida de interés en la realización de actividades que antes nos podían gustar e incluso pérdida de apetito sexual.
  • Pérdida del apetito.
  • Ideas suicidas o intentos de suicidio.

Lo que diferencia a la depresión de algunos sentimientos transitorios es que las emociones negativas incapacitan a la persona en su actividad diaria


Diversos estudios relacionan la depresión con la posible existencia de daños en diversas zonas cerebrales. Asimismo, otros estudios sostienen la teoría de que se puede originar por una baja producción de diversas sustancias producidas por el organismo (neurotransmisores) como la serotonina.

POSIBLES CAUSAS DE LA DEPRESIÓN

  • Antecedentes personales y/o familiares con cuadros depresivos.
  • Composición química, genética y hormonal.
  • Exposición a situaciones estresantes y traumáticas.
  • Problemas económicos, sentimentales, familiares…
  • Situación laboral o desempleo.
  • Pérdida o enfermedad de un ser querido o mascota.
  • Rupturas sentimentales.
  • Enfermedades preexistentes que pueden provocar síntomas depresivos, como el hipotiroidismo, la mononucleosis… (entre otras afecciones).
  • Presiones de tipo social como el bullying (acoso escolar), cyberbulling (acoso por redes sociales) o mobbing (acoso laboral).

Hay que tener en cuenta que no todas las depresiones presentan los mismos síntomas ni la misma gravedad sino que varían en función del individuo y sus circunstancias, por lo que nos podemos encontrar con diferentes tipos de depresión, los cuales se diferencian fundamentalmente por su duración y evolución. 

TIPOS DE DEPRESIÓN Y SÍNTOMAS:

  • Trastorno depresivo grave: prolongado en el tiempo y con posibilidad de episodios repetitivos. Afecta las actividades diarias como comer, dormir, concentración…
  • Trastorno depresivo persistente/ Distimia:  se caracteriza por una larga duración de más de dos años, es menos grave que la anterior y aunque no suele incapacitar a la persona para llevar una vida diaria “normal” si la incapacita para sentirse bien.Algunos síntomas: pérdida de interés en las actividades normales, cambios en el sueño, baja autoestima, desesperación, falta de energía y de concentración. 
  • Depresión postparto: los principales síntomas son insomnio, irritabilidad, desapego con el bebé, pérdida de apetito (su incidencia es entre el 10-15% de la población)
  • Trastorno afectivo estacional: se produce fundamentalmente al comienzo del invierno, ya que suele coincidir con la reducción de horas de sol. Los síntomas característicos son desesperanza y retraimiento social. 
  • Depresión psicótica: se caracteriza por la presencia de alucinaciones o episodios psicóticos con sentimientos de desesperanza, inutilidad o culpa, fatiga constante, retraimiento social e irritabilidad. 
  • Enfermedad maniaco depresiva o trastorno bipolar: es un trastorno permanente que genera cambios cíclicos en el estado de ánimo, con saltos emocionales y sentimientos de tristeza o depresión.

LO MÁS IMPORTANTE: no lo dejes pasar, acude a un médico especializado, habla, comparte y no te lo guardes, no pienses que todo pasará, si crees que te puedes encontrar en esta situación o alguien cercano a ti puede estar pasando por estas circunstancias, pide ayuda a un especialista. La mejor forma de recuperarnos y de estar bien es PIDIENDO AYUDA Y HABLANDO.


FUENTES:

Diainternacionalde.com

Discapnet.es

DEAR SERENA…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s