El estrés afecta a tu piel

El estrés repercute también en nuestra piel. De hecho, la piel es el órgano más grande y frágil de todo nuestro cuerpo. Tenemos que tener en cuenta que la piel y el sistema nervioso están estrechamente ligados. El estrés crónico hace que el organismo libere unas sustancias químicas, llamadas neurotransmisores, que afectan a varios órganos del cuerpo, incluida la piel. Esto provoca en la dermis una serie de reacciones que hacen que la función de barrera de la piel se vea alterada, volviéndose menos impermeable.


SÍNTOMAS DEL ESTRÉS EN LA PIEL

El estrés provoca algunos síntomas en la piel como:


¿QUÉ RELACIÓN EXISTE ENTRE EL ESTRÉS Y LA PIEL?

La piel está directamente conectada con el sistema nervioso central y el sistema circulatorio. Por esto, cualquier alteración en nuestro organismo repercute negativamente en su aspecto y, por supuesto, también en la salud de la piel. Los estados de ansiedad y nerviosismo hacen que el organismo libere una serie de hormonas que provocan la vasoconstricción de la piel y que la dejan especialmente sensible a sufrir reacciones alérgicas e inflamaciones, además de que esté más desnutrida.

El acné y la piel grasa, o por lo contrario la piel seca, también pueden ser provocados por un estado de nervios o estrés.


¿CÓMO COMBATIR EL ESTRÉS EN LA PIEL?

  • Descansar bien
  • Hidratando y nutriendo bien la piel. 
  • Beber al menos dos litros de agua al día.
  • Consumir frutas y verduras para aportar las vitaminas y proteínas necesarias.
  • Usar un jabón que sea natural y respetuoso siempre con tu tipo de piel.
  • Evitar el contacto directo con la piel de otras personas que tengan una infección.
  • Limpiar el rostro con un limpiador suave.
  • Usar crema hidratante para prevenir la resequedad.
  • Evitar el contacto con productos químicos fuertes u otros irritantes.
  • Por supuesto, liberando estrés y procurando sentirnos en una estado más relajado y calmado.

CONSECUENCIAS DEL ESTRÉS EL LA PIEL:

  • Envejecimiento prematuro: el estrés empeora las arrugas al inflamarse la piel, además de hacerla más vulnerable a las adversidades. También hace que se pierda colágeno, ya que el cortisol liberado hace que la pérdida del colágeno sea 10 veces superior a la normal.
  • Pérdida de luminosidad: el flujo sanguíneo se dirige a los músculos, produciendo más tensión muscular, lo que implica una reducción del flujo sanguíneo en el resto del cuerpo, por lo que llegan menos nutrientes a la piel a través de la sangre.
  • Deshidratación: la falta de riego sanguíneo y la mayor producción de evaporación de líquidos da como resultado arrugas y flacidez.
  • Piel roja: se puede producir urticaria ya que el cuerpo segrega más adrenalina y cortisol, y este desequilibrio puede dar como resultado urticaria y ronchas rojas (si sufres de psoriasis lo puede empeorar). 
  • Acné en personas adultas: la tensión produce una respuesta inflamatoria y esto hincha los poros, obstruyéndolos. El estrés también libera más andrógenos, lo que produce espinillas.

DESHIDRATACIÓN Y SEQUEDAD

Esta es una de las consecuencias del estrés en nuestra piel. La deshidratación no sólo empeora las inflamaciones de la piel, sino que también es uno de los desencadenantes directos del envejecimiento, pues un rostro seco pierde su jugosidad, volviéndose flácido y tirante en algunas zonas, haciendo que las líneas de expresión se marquen de forma inevitable. Esto se debe a que cuando sufrimos estrés de forma continuada, este ralentiza la circulación sanguínea, lo que provoca que no llegue a la dermis la cantidad de nutrientes que necesita para mantenerse sana, joven y húmeda. A su vez, el agua en la piel se evapora con mayor facilidad y termina destruyéndose esa barrera hidralipídica que evita que la piel se deshidrate y la protege contra los agentes externos.


Por lo que cuidar de nuestra salud mental implica cuidar al mismo tiempo de nuestra piel. De poco nos vale invertir tiempo en aplicarnos productos y tratamientos si no vamos a invertir también tiempo en relajarnos y cuidarnos mentalmente para poder mantener ese equilibrio que nos da la paz y la tranquilidad que necesitamos y que nuestro cuerpo tanto nos pide.

DEAR SERENA…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s