ANSIEDAD

CUIDAR DE MI ES CUIDAR DE MI SALUD MENTAL

Comer por comer o al revés, no tener ni un ápice de apetito. Sentir angustia, sentir mareos, temblores, sudores, presión en el pecho, quedarte sin habla, aislarte, deprimirte, enfadarte, llorar, reír, sentir miedo, angustia, querer huir. 


¿Qué sentimos con la ansiedad? ¿Qué es la ansiedad?

Cada persona es un mundo y puede sentirla de forma totalmente distinta. Existen diferentes tipos de ansiedad, pero existen también algunos síntomas comunes. 

Cuando tenemos ansiedad, según la clínica Mayo, solemos sentir:

  • Sensación de nerviosismo, agitación o tensión
  • Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Respiración acelerada (hiperventilación)
  • Sudoración
  • Temblores
  • Sensación de debilidad o cansancio
  • Problemas para concentrarse o para pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Padecer problemas gastrointestinales (GI)
  • Tener dificultades para controlar las preocupaciones
  • Tener la necesidad de evitar las situaciones que generan ansiedad

Son muchos y muy distintos los factores que pueden provocarnos que tengamos un ataque de ansiedad. Algunos más comunes son:

  • Factores biológicos, algunos de ellos genéticos
  • Factores de personalidad. Patrones de afrontamiento del estrés. Estilo de vida
  • Factores ambientales. Aprendizaje. Contextos y apoyos sociales
  • Situaciones o acontecimientos que son vividos como desbordantes 
  • Acontecimientos vitales de consecuencias graves o que exigen importantes esfuerzos.
  • Obstáculos para conseguir logros o que limitan nuestra capacidad para alcanzarlos o mantenerlos
  • Consumo de estimulantes u otras drogas
  • El “miedo al miedo
  • La pérdida de condiciones o facultades, por la propia ansiedad, que dificultan el afrontamiento de los problemas
  • Soluciones intentadas que resultan contraproducentes

Es importante saber, que la ansiedad es normal y una reacción saludable en su justa medida, sin embargo, tenemos que tener claro, que en ocasiones nos pensamos que la ansiedad es un tema tabú o una simple tontería y que quizás se nos pasará con el tiempo. Debemos ser conscientes de que algo nos pasa y enfrentarnos a ello. Cuidarnos y tratar cada uno de nuestros estados mentales, porque la mente, la salud mental, es de las cosas más importantes que poseemos. 

La propia clínica Mayo dice que la ansiedad no implica solamente estar preocupado. También puede ocasionar, o empeorar, otros trastornos mentales y físicos, como:

  • Depresión (que a menudo se produce junto con un trastorno de ansiedad) u otros trastornos de salud mental
  • Abuso de sustancias
  • Problemas para dormir (insomnio)
  • Problemas digestivos o intestinales
  • Dolor de cabeza y dolor crónico
  • Aislamiento social
  • Problemas en el colegio o el trabajo
  • Mala calidad de vida
  • Suicidio

Según varios estudios, la ansiedad constituye uno de los grupos de trastornos mentales más frecuentes. Se considera que 1 de cada 5 personas tendrá un trastorno de ansiedad a lo largo de la vida. En el caso de los niños y los adolescentes esta cifra estaría alrededor de 6 de cada 100.

Existen diferentes tipos de ansiedad:

  • La agorafobia: temes a lugares y situaciones que pueden causarte pánico o hacerte sentir atrapado, indefenso o avergonzado y a menudo intentas evitarlos.
  • El trastorno de ansiedad debido a una enfermedad: síntomas de ansiedad o pánico intensos, directamente causados por un problema de salud físico.
  • El trastorno de ansiedad generalizada: ansiedad y preocupación constantes y excesivas por actividades o eventos, incluso asuntos comunes de rutina. La preocupación es desproporcionada con respecto a la situación actual, es difícil de controlar y afecta la forma en que te sientes físicamente. A menudo sucede junto con otros trastornos de ansiedad o con la depresión.
  • El trastorno de pánico: episodios repetidos de sensaciones repentinas de ansiedad y miedo o terror intensos que alcanzan un nivel máximo en minutos (ataques de pánico).
  • El mutismo selectivo: incapacidad constante para hablar en ciertas situaciones.
  • El trastorno de ansiedad por separación: trastorno de la niñez que se caracteriza por una ansiedad que es excesiva para el nivel de desarrollo del niño y que se relaciona con la separación de los padres u otras personas que cumplen una función paternal.
  • El trastorno de ansiedad social (fobia social): altos niveles de ansiedad, miedo o rechazo a situaciones sociales debido a sentimientos de vergüenza, inseguridad y preocupación por ser juzgado o percibido de manera negativa por otras personas.
  • Las fobias específicas: notable ansiedad cuando la persona se ve expuesta a un objeto o situación específicos, y un deseo por evitarlos. 
  • El trastorno de ansiedad inducido por sustancias: síntomas de ansiedad o pánico intensos que son el resultado directo del uso indebido de drogas.
  • Otro trastorno de ansiedad específico y no específico: término para la ansiedad y las fobias que no cumplen con los criterios exactos para algún otro trastorno de ansiedad pero que son lo suficientemente relevantes para ser alarmantes y perturbadores.

Tenemos que ver la ansiedad como algo normal, algo que le puede pasar a cualquier persona. Cuando nos pase, debemos recapacitar y pararnos a pensar por qué nos sentimos así y cuál es el motivo.

No veamos la ansiedad como una enfermedad incurable o como un tema tabú. Es algo común en muchas personas. Si nos sentimos así debemos compartirlo y hablar sobre ella.

DEAR SERENA…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s